Endodoncia

“Aparatología de última generación y uso del microscopio para garantizar los mejores resultados en dientes que se pueden salvar matando el nervio.”

La endodoncia o tratamiento de conductos, que comúnmente se conoce como “matar el nervio”, consiste en extirpar el paquete vásculo-nervioso que se encuentra en el interior de las raíces y que es el responsable del dolor. Cuando una caries ataca el diente lo va agujereando poco a poco. Lo primero que se daña es el esmalte. Si sigue progresando, afecta a la dentina y, si avanza aún más, alcanza a la pulpa donde se encuentra el nervio. Cuando la caries llega al nervio, éste se infecta y por ello se inflama y duele, y, en ocasiones, puede aparecer un flemón. Para poder salvar estos dientes y que puedan seguir cumpliendo con sus funciones de masticación y estética, se realiza la endodoncia.

Hoy en día, el microscopio es prácticamente imprescindible para realizar una endodoncia correcta, ya que permite ver a grandes aumentos la entrada de cada conducto y permite localizar conductos accesorios que de lo contrario pasarían desapercibidos y que podrían ser motivo de fracaso de la endodoncia en el futuro.

En Clínica Dental Wallner se realizan las endodoncia de forma mecanizada frente a la técnica tradicional, y se utiliza aparatología de última generación: microscopio, localizador de ápice (para medir la longitud exacta de cada raíz), ultrasonidos, sistemas de limas mecánicas, sistemas de gutapercha termoplástica, radiovisiografía digital.